17/12/10

IGUALES ANTE LA LEY

¡Qué extraña interpretación de las leyes lleva a resultados dispares! Me refiero al acoso y persecución internacional a los que se le somete estos días a Julián Assange, fundador de Wikileaks, y el placentero destierro del que goza Roman Polanski.

Mismo hecho, distintos resultados. No puede ser. Falta otra variable. Tal vez sea que Assange está tocando algunas narices muy sensibles.