16/11/19

LA MISERIA DE LA POLÍTICA


Como dijo George Bernard Shaw, Premio Nobel de Literatura: “los políticos y los pañales hay que cambiarlos con frecuencia y por los mismos motivos”.
Hay gobernantes que se perpetúan en el poder a golpe de dictadura, otros ganando elecciones consecutivas. El mismo efecto con métodos opuestos, por eso la forma de sanear esta anomalía importa. Lo que está justificado en un caso, no lo está en otro. Al demócrata se le vence en las urnas, al dictador se le desbanca del poder contraviniendo sus leyes injustas. Viene esto a cuento de dos casos de actualidad. La exhumación de la momia de Franco y el golpe de estado contra Evo Morales.
De Evo, hasta donde yo conozco, me gustaba su política progresista en favor de las clases desfavorecidas y el desarrollo cuantitativo y cualitativo del país. Lo que me molestaba era su apego al poder aunque haya sido ganando repetidas elecciones y con una noble causa. Pero lo que me parece terrible es que se haya visto obligado a dejar el poder y el país por un golpe de estado interno auspiciado y dirigido por los Estados Unidos, como siempre han hecho con casi todos los países de América y lo hacen en cualquier parte del mundo allí donde ven negocio. Miseria política y política criminal.
Con la exhumación de Franco, el Gobierno Español en funciones ha jugado la baza propagandista para sacar rédito electoral después de negarse a formar un gobierno de coalición y repetir elecciones. Lo que ha conseguido es resucitar al dictador y genocida en forma de palabra (Vox) y tener que firmar un acuerdo en un día con quien ha aborrecido insistentemente. Más miseria no se puede dar.
Y, a propósito del decálogo firmado por el PSOE y PODEMOS para la formación de gobierno de coalición, me parece oportuno comentarlo. Doy por sentado que es una declaración de intenciones que habrá que desarrollar, lo cual está sujeto a la interpretación al alza o a la baja. Cinco de los puntos podría suscribirlos cualquier grupo político del arco parlamentario por obvios: 1º Consolidar el crecimiento y la creación de empleo digno. 2º Trabajar en la lucha contra la corrupción. 3º Lucha contra el cambio climático. 4º Fortalecer la industria, facilitar la creación de riqueza. 10º Justicia fiscal y control del gasto público.

Otros cuatro me parecen más interesantes por su novedad: 5º Aprobación de derechos como una muerte digna, la eutanasia (hablé de esto en un post del 26/09/14 que se puede leer pinchando aquí) y la salvaguarda de la diversidad (LGTBI por ejemplo). 6º Asegurar la cultura como derecho y el deporte como garantía de salud. 7º Políticas feministas y contra la violencia machista. 8º Revertir la despoblación del país. Este suena bien pero dudo de que tenga eficacia. Lo que los habitantes rurales necesitan: educación, sanidad, trabajo, transportes, comunicaciones, ocio, etc. no está al alcance de la economía del país: Queda el punto 9º que merece espacio aparte: Garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Fomentar el diálogo buscando fórmulas de entendimiento dentro de la Constitución…Garantizar la igualdad de todos los españoles. Por lo menos reconocen implícitamente que hay un grave problema al que hay que enfrentarse. Pero, ojo, no como decía Machado que “en España de cada diez cabezas nueve envisten y una piensa”.
Seamos sinceros, esto es un imposible. No se contempla otra alternativa que la convivencia. Si los catalanes quisieran ser independientes deberían hacerlo mediante un referéndum, pero se lo impide una Constitución que parece más sagrada que los mandamientos de Dios. Si se pretende garantizar la convivencia, me gustaría saber cómo. Con represión o con votación. La clave está en garantizar el derecho de autodeterminación que garantiza el Art. 5 de la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos, se vaya a ejercer posteriormente o no. Si no hay este derecho todo es una filfa. No voy a insistir en esto. Me remito al post que publiqué el 30/12/17 que se puede leer pinchando aquí. Respecto a “garantizar la igualdad entre todos los españoles”, lo veo harto difícil. Como lo anterior o más. Tal vez como formulación teórica o como legitimación de derechos puede valer, pero este derecho ya viene garantizado por cualquier ley. Las leyes, bien sean garantistas de derechos, restrictivas,  punitivas o reguladoras, son para todos (erga omnes que se dice en el argot). Tal vez esta igualdad a la que hace referencia este punto se puede referir —me temo— a lo que se llama “café para todos”, pero, en cuestión de gustos cafeteros la variación es enorme: solo, cortado, con leche, descafeinado, expreso, de puchero, con azúcar, con sacarina o, incluso, un carajillo. A otros ni siquiera les gusta el café.
  


13/10/19

CANCIONES PARA EL OLVIDO


En mi anterior entrada aseguraba que hay canciones con letras infames. Naturalmente es una afirmación que mantengo y voy a justificarla con la transcripción de algunas perlas cogidas de aquí y de allá sin necesidad de profundizar mucho. Lo malo es que la recopilación se me ha ido de las manos y me ha salido una entrada excesivamente larga aun desechando todo lo posible.

Hay de todo, pero me he querido centrar en letras incomprensibles —delirantes diría yo— y en otras, no solo políticamente incorrectas, sino directamente machistas, xenófobas o, incluso, delictivas. Las hacen todos: famosos, famosetes y quienes no les conocen ni en su casa a la hora de comer (seguramente porque desde entonces no les dejan entrar). No digo que haya que encausar civil o penalmente a sus autores aunque lo que digan sea tan grave como «La maté porque era mía», pero sí se merecen por lo menos una colleja. Debería haber un Comité del Buen Gusto con  potestad para suspenderles A Divinis en este oficio de poner letra a la música.

Empiezo con una que siempre me ha fascinado:

EL PUMA “PAVO REAL” Numerao, Numerao /Viva la numeración /Quien ha visto matrimonio /Sin correr amonestación. Pavo real hu, pavo real hu /Pavo real hu, pavo real hu/Chévere, cun chévere, cun chévere /Cun chévere,

El raeguetón es un pozo inagotable de basura. Las que siguen son ejemplo paradigmático de mal gusto o directamente vomitivas que dice mucho y mal de sus autores:

GASOLINA: Súbele el mambo pa' que mis gatas prendan los motores,/Que se preparen que lo que viene es pa que le den /Mamita yo se que tu no te me va a quitar /Lo que me gusta es que tú te dejas llevar /todos los weekenes ella sale a vacilar /mi gata no para de janguear porque… /A ella le gusta la gasolina/ dame más gasolina /Como le encanta la gasolina dame más gasolina/…

MALUMA ”DITY BOY” Cuatro chimbitas /Cuatro personalidades /Dos me hablan bonito /Dos dicen maldades /Diferentes nacionalidades /Pero cuando chingan gritan todas por iguales /Quiere que la lleve pa' Medallo /Quiere que la monte en carro del año. Que a una la coja /A la otra la apriete /Y a las otras dos les dé juntas en el baño. Digan qué más quieren hacer /El dirty las va a entretener /En la casa gigante y un party en el yate que él quiere tener /No sé si me entiendes bebe /Estoy enamorado de cuatro babys /Siempre me dan lo que quiero /Chingan cuando yo les digo /Ninguna me pone pero /Dos son casadas/ Hay una soltera /La otra medio psycho /…

Sigo con tres estrofas del mismo estilo pero sin poner sus autores:

“Que tengo la polla en candela /y quiero comerte ese culo /Ando loco por su culo /bien bellaco con su culo /hasta abajo con su culo /me vuelvo loco con su culo”.
“Mientras yo te toco ahí, ih, ih /La lengüita por ahí, ih, ih /Yo te lo hago así, ih, ih
Tu encima de ih, ih, ih /Y tu gritando así ih, ih /Que te castigue así, ih, ih…”
“Darte como una perra, como una cualquiera /Jalarte por el pelo, agarrarte por el suelo /Usarte como escoba, aúlla como loba.. /“Uh me la chupa, me la soba/ Uh y la leche me la roba /Ella se hace la más boba /Malparida, piroba…”
Cambo de estilo. A la vista está que este ex taxista estaba sobrevalorado:

EL FARY ”DAME LA MANDANGA” Que dame la mandanga y déjame de tema / dame el chocolate que me ponga bien dame de la negra que hace buen olor / que con la maría vaya colocón. Me voy pa' la discoteca a buscar mi churifú / mirad si me pongo bien que creo que soy Kun Fú.


Los siguientes autores son los más prolíficos. Baste como ejemplos:
 MECANO Y NACHO CANO: Hawaii-Bombay, me meto en el baño. /Le pongo sal y me hago unos largos/ Para nadar, lo mejor es el mar.

Entre el cielo y el suelo hay algo/ con tendencia a quedarse calvo/ de tanto pensar/ Ese algo que soy yo mismo/ es un cuadro de bifrontismo/ que solo da una faz.

Llenamos el caldero/ de risas y salero/ con trajes de caricias/ rellenamos el ropero/ Hicimos el aliño/ de besos y de niños/ pintamos en el cielo/ la bandera del cariño.

Ahora un grupo que tienen pinta de hablar de amor, aunque cualquiera sabe:

Esta, para ser una declaración de amor de Manu, le echa poca imaginación:

MANU CHAO “ME GUSTAS TÚ” Me gusta La Coruña, me gustas tú. Me gusta Malasaña, me gustas tú. Me gusta la castaña, me gustas tú. Me gusta Guatemala, me gustas tú.

OLÉ OLÉ: “SOLDADOS DEL AMOR” Yo más fuerte, tú más fuerte /Fuerte, fuerte. Todos juntos. /yo más fuerte, tú más fuerte. /Fuerte, fuerte /Todo el mundo.

PASTORA SOLER: “CORAZÓN CONGELADO” De repente algo llama tu atención entre los congelados. Rodeado de consumidores que luchan para admirarlo excitado eres el primero en llegar para comprarlo. El envoltorio de plástico rosa, brillante, atractivo y helado. Corazón congelado, colorantes, estabilizantes, azúcar, sal y vinagre. Un corazón que se vende. Que alguien envolvió en plástico rosa.

SORAYA: “CORAZÓN DE FUEGO” Ay corazón, corazón de fuego, si me enamoro yo lo doy entero. De la vida todo me lo llevo, de la tierra vengo, yo soy como soy.

RAÚL: “SUEÑO SU BOCA” Hace tanto que sueño su boca, /que la vida se me ha vuelto loca, /cada noche imagino sus besos pero despierto y la vuelvo a perder. /Hace tanto que vivo por ella,/ hace tanto que muero sin ella,/ pero sé que aunque sea en mis sueños yo seré dueño de su alma y su piel.

Estas que siguen no sabría calificarlas por la escasez de argumento:

FANGORIA: “GEOMETRÍA POLISENTIMENTAL” Un cuadrado. Una esfera. Una curva. Una recta. Un cilindro. Una estrella. Una línea en zigzag.

ROSARIO: “MI GATO” Uy, uy, uy, mi gato hace uy, uy, uy, uy, uy, uy, mi gato hace ay, ay, ay, ay, uy, uy, uy, mi gato hace uy, uy, uy,uy, uy, uy, mi gato hace ay, ay, ay, ay,ay, ay, ay, ay, ay”.

M CLAN: Suena tan lejano, fuego de verano, el día que robé un melón, y tuve una indigestión.

Te fuiste a Moscú,/ me dejaste sin menú/ soplándole a la sopa fría. / Como un esquimal/ al que le ha sentado mal/ la sopa fría.

RICKY MARTY: Tu y yo/ alé alé alé/ Go go gol/ alé alé alé/ Arriba va/ El mundo está de pie/ Go go gol/ Alé alé alé.

MIGUEL BOSÉ: Tabú de luna./ Reina tú. Cliché./ Bienvenida fortuna/ de un cowboy glasé./ Y están/ están paraos./ Y están/ están de pie.

Morena gata me mata, me mata y me remata, vámonos pal infierno que aunque no sea eterno suave y bien, bien que nadie como tú me sabe hacer café”.

CHIMO BAYO: Chiquitan chiquititan tan tan/ que tun pan pan que tun pan que te pete pete/ pan pan pan que tun pan que pin. Exta-sí, Exta-no/ Exta me gusta me la como yo.

ESTOPA: “LA RAJA DE TU FALDA” Por la raja de tu falda yo tuve un piñazo con un Seat panda.

 

GEORGIE DANN: “EL NEGRO NO PUEDE” Hoy la negrita nos contó lo que sucede / El negro no puede, el negro no puede / Esta cansado no le importa las mujeres / El negro no puede, no puede dormir... / Está en la cama y ni un dedo se le mueve / El negro no puede, el negro no puede / Y aunque la negra pone todo lo que tiene / El negro no puede, no puede dormir... / 


SHAKIRA: “LOBA” Tengo tacones de aguja magnética, para poner la manada frenética, la Luna llena, como una fruta, no da consejos, ni los escucha.

PAULINA RUBIO: “PERROS” Como dice el dicho querer es poder Y si ellos quieren lo pueden hacer. Aprender a obedecer y a serle uno fiel. Si los perros pueden, ellos también. Si los perros pueden, ellos también. Aprender a obedecer y a serle uno fiel. Si los perros pueden, ellos también.

AMAYA MONTERO: “QUIERO SER” Quiero ser una emigrante de tu boca delirante.

TAM TAM GO: “ATRAPADOS EN LA RED” Te di todo mi amor arroba love punto com. Y tú me has arroba roba roba robado la razón. Mándame un e-mail que te abriré mi buzón. Y te hago un riconcito en el archivo de mi corazón.

Ya para terminar, estas que vienen ahora lo petaron en su momento:

Achili pú apú apú / achili pú apú apú /Aaaaaachili achili chili / Achili pú apú apú/ Achili pú apú apú/ Achiiiiiiii / Achili pú apú apú / Achili pú apú apú…

Dale a tu cuerpo alegria Macarena/ Que tu cuerpo es pa' darle alegría y cosa buena/ Dale a tu cuerpo alegría, Macarena/ Hey Macarena /Macarena tiene un novio que se llama/ Que se llama de apellido Vitorino,/ Que en la jura de…
Aserejé/ ja de jé/ de jebe tu de jebere seibiunouva/ majavi an de bugui an de güididípi.

Prometo no llenar de basura otra vez este espacio aunque, eso sí, me he divertido de lo lindo. Además, mi trabajo ha consistido en copiar.



11/9/19

CON LETRA Y MÚSICA


¿Qué es más importante en una canción, la música o la letra?

 

Esta puede ser la eterna discusión que no conduce a nada definitivo ni lo pretendo. La opinión que yo tengo, naturalmente mi opinión personal, estoy seguro de que es poco compartida porque, ya lo adelanto, prescindo de la letra para centrarme en la música. Tal vez se debe a que mi tradición musical me ha llevado a escuchar normalmente canciones con letras en idiomas que no entiendo. Solo el diez por ciento de mis canciones preferidas están en castellano. La letra cantada la he tomado como si saliera de un instrumento musical más, sin fijarme en el mensaje que pudiera trasmitir.

 

Considero que Música y Literatura son las de más valor entre las artes, las más sublimes y preciadas, y que se deben saborear por separado si ambas son de calidad. Si se juntan deben ser ambas buenas ya que de lo contrario la mejor sale mal parada. Puesto a hacer mezclas (que no desdeño) podemos incluir también las artes escénicas. Cuando esto ocurre, estamos ante un espectáculo en el pleno sentido de la palabra.

 

Las canciones son composiciones literarias a las que se le pone música o composiciones musicales a las que se añade una historia. O sea que se tiene que dar la conjunción de los dos elementos: música y letra, aunque normalmente cobra más importancia una o la otra. Por lo general la música se lleva la palma. Según esta definición, es incorrecto decir —como se oye con frecuencia— que una composición musical es una canción, ni menos que todas las canciones son música. Tampoco lo diríamos de una poesía por muy melodiosa que “suene” la letra.

 

La casuística es muy variada: hay canciones con letras infames que más valdría olvidarlas rápidamente. Hay canciones que de música tienen poco ya que tienden más bien al berrido y de letra son lo más parecido al esperpento. Valga como ejemplo paradigmático de esa conjunción de mal gusto y poca idea el reggaetón y que me perdonen sus incondicionales. Hoy leía en una publicación el comentario a este respecto de un grupo musical: «La democracia se basa en aceptar mierdas intragables porque son las más votadas».

Hay música y letra que se compaginan de maravilla creando sinergia, se enriquecen con la mezcla y que, por sí solas no tendrían la misma fuerza. Lo que podría considerarse un buen maridaje, expresión tan empleada en otros campos. Lo que viene al pelo esto de las mezclas con la comparación de mezclar jamón y vino. Un jamón normal se puede mezclar con un vino normal pero un jamón ibérico solo con un buen Jerez.

 

Per se la música no tiene letra y la literatura no tiene música. La buena música no necesita complementos ya que ella sola se basta. De hecho, la inmensa mayoría de la música clásica prescinde de letra, excepción de la ópera. Pasa lo mismo con una buena poesía o un texto brillante sin el acompañamiento de la música como son la mayoría de las joyas literarias. Solo cuando se unen música y letra ambas de calidad, estamos ante la grandeza del ARTE. Como Imagine de John Lennon. Pero de esto hay poco.


19/8/19

69, UN NÚMERO CON HISTORIA

SEXO DROGAS Y ROCK AND ROLL. Y PAZ añado yo. Lo dicen las crónicas. Los hippies lo tomaron, más que como un eslogan, como un único mandamiento de una juventud rebelde. Lo que fue una catarsis colectiva se ha quedado para la posteridad como una manera de entender la vida. El manual del perfecto rockero.

El año 1969 comenzó un miércoles, lo cual no tiene mayor trascendencia, pero ese año que nació tan anodino aparentemente,  marcó una impronta en el devenir de la sociedad. El 69 ya venía marcando tendencia desde que el Kamasutra lo incluyera y resulta ser, si no el más practicado, el más conocido. La excusa por la que lo traigo aquí es por los cincuenta años que han pasado Un aniversario lo suficientemente redondo como para recordar.

Ocurrieron muchos acontecimientos que cambiaron definitivamente la forma de ser y de entender el mundo y las relaciones. Muchos inconexos, otros consecuencia lógica de un modelo acabado. Armstrong, Aldrin y Colins fueron a la Luna. Se protestaba por la guerra de Vietnam. Por contra Charles Manson (no confundir con Marilyn Manson que nació ese año) y su panda de iluminados asesinaban a Sharon Tate y seis amigos más en una macabra orgía de locura y sangre. Los movimientos de lucha armada proliferaban por todo el mundo. Panteras Negras de EE.UU, el Congreso Nacional Africano, Brigadas Rojas italianas, Banda Maader Meinhof de Alemania, Ejército Republicano Irlandés, Organización para la Liberación de Palestina, Euskadi Ta Askatasuna en Euskalherria, infinidad de Frentes de Liberación Nacional repartidos por todo el mundo: Europa, África, América desde el sur a Canadá, Japón y Asia. Unos tuvieron más éxito que otros y gozaron de irregular aceptación popular. Parece una paradoja, pero es un llamativo contraste que paralelamente a estos grupos, se desarrolló el movimiento Hippie que promulgaba paz y amor: «Haz el amor y no la guerra» fue consigna muy celebrada.

 Un potente movimiento contracultural sacudió Europa y América. Ese año Los Beatles dieron su último concierto en público en la azotea de su estudio y lanzaron el disco Abbey Road con la ya mítica foto en el paso de cebra homónimo que fue portada. Se celebró el memorable concierto de  Woodstock considerado el mejor festival de la historia y un símbolo de contracultura, pero que organizativamente fue un desastre, con Jimy Hendrix, The Who, Credence Clearwater Revival, Janis Joplin, Joan Baez, Santana, Joe Cocker, entre otros. Leed Zeppelin lanza su primer álbum. Mientras todo este movimiento rompedor tomaba las riendas de una forma de entender la vida que trascendía a lo musical.

El mundo estaba dirigido por gentes como: Leónidas Brézhnev, Richard Nixon, George Pompidou que ese año tomaba el relevo de Charles de Gaulle, Willy Brandt, Gadafi, Golda Meir, Yaser Arafat y, cómo no, Francisco Franco. España iba por libre. Este año de marras designaría como sucesor de su dictadura a Juan Carlos en calidad de Rey de España por la gracia de Dios. En consonancia con una sociedad de represión y misa, el título que trae causa a este post lo interpretaban de manera entre rancia y mojigata como «Naipes, mujeres y vino, mal camino».

Los «Made in China» no eran siquiera un proyecto. Mao Tse Tung (Mao Zedong para los amigos) ya no era el dirigente del gobierno apartado por Deng Xiaoping, aunque mantuvo su liderazgo ideológico. En este año 1969 el Partido Comunista da por concluida su Revolución Cultural. Entre tanto, en occidente se recaudaba dinero para los chinitos con una hucha con forma de cara de chino. Ahora, con esas limosnas, parece que administradas con tino y visión de futuro, han prosperado hasta el punto de comprar deuda de muchos países y convertirse en segunda potencia mundial. Pero esa es otra historia.

Estos años fueron muy prolíficos en la creación de estados en un proceso de descolonización, fundamentalmente en África. En 1969, España se retira de Ifni como anteriormente lo había hecho de infinidad de países, el último el Sahara en 1976 de forma ignominiosa. Lo cual demuestra que España no es Una Grande y Libre, que la indisolubilidad de la nación no es un dogma y que el sol se pone más a menudo en su solar. Y no pasa nada si esto ocurre. Que siga el proceso en PAZ.



13/7/19

LA CELEBRACIÓN DEL TRIUNFO


Cada vez que hay elecciones lo habitual es que todos lo celebren, sea cual sea su resultado. Incluso los que han salido peor parados retuercen la realidad para encontrar o inventarse lo que les favorece. Pero aquellos que han recibido más votos lo celebran como si hubieran ganado algo, como si se tratara de un triunfo en la «Chanpions Lege». Se abrazan, chocan sus copas de champan, hacen declaraciones a los medios de comunicación y salen a la calle con banderas y bocinas.

 

Este es el engaño de los partidos políticos. Realmente ¿qué han ganado? Lo que realizan es un servicio a la ciudadanía, quien les ha prestado su confianza para que hagan un trabajo. Han conseguido una posición que les permitirá trabajar por la comunidad haciendo algo digno de celebración cuando termine el mandato. No antes ya que, hasta ese momento, no han hecho nada. Si se supone que la pretensión de todos es el bien común no hay nada que celebrar a priori.

 

¿No deberían celebrarlo al final de la legislatura solo en el caso de que hayan cumplido sus promesas electorales? Se celebra si ganas un premio de lotería, si encuentras un trabajo que te permitirá planificar tu futuro. Nadie celebra que se va a presentar a unas oposiciones o va a iniciar una carrera, da igual si es universitaria o deportiva. No me imagino a nadie en la línea de salida celebrándolo, sino cuando ha terminado y sus objetivos se han cumplido. Nadie cobra su salario el día en que firma el contrato de trabajo sino a final de mes después de realizar la tarea encomendada. Quizás lo único que se podría celebrar es si has quitado del poder a un rival corrupto o que lo haya hecho rematadamente mal, argumento que puede valer en algunos casos, pero no en todos porque, también aquí, las entendederas suelen depender del color de cada quisque.

 

Así que estas celebraciones son una desvergüenza. Lo paradójico es que lo disfrazan de manera rimbombante como la fiesta de la democracia. Lo siento, pero huele fatal. Son el anuncio de que algo va a salir mal y eso tiene que ver con el dinero, con los contratos y las subvenciones. A más celebración, más negocio del sucio.




18/6/19

TIERRA DE DIVERSIDAD


Lo bueno que tiene nacer en un lugar —da igual cuál sea este— es que crea un vínculo vital, de pertenencia. Ese sitio es como tu segundo útero. Podrás cambiar de residencia, de relaciones personales o sociales, adaptarte y amar ese nuevo mundo pero, como dice Humphey Bogart en Casablanca: «Siempre quedará París». París es nuestro pequeño mundo, lo más íntimo y querido, aquello que siempre se añora pero donde puede que jamás se vuelva.

Yo estoy satisfecho con el lugar en el que la naturaleza o el azar me han puesto. También he tenido condiciones de vida que me han permitido mantenerme en el mismo lugar en el que nací, así que no he tenido problemas de readaptación. Por desgracia me queda toda una vida, o dos, para conocer más profundamente mi entorno y muchas más vidas para el resto. De momento me conformo con repartir mi curiosidad en conocer someramente lo próximo y lo lejano.

Una parte de lo próximo —tan próximo de mi hogar como que en una hora más o menos puedo llegar a ellos— son los que aparecen en las fotos que publico en este blog y que se pueden ver pinchando aquí  o en la pestaña superior Imágenes. Un eslogan publicitario de esta zona (muy originales no han sido pues lo utilizan en más lugares) es: «Tierra de diversidad». Ciertamente diversa es y yo me he recreado haciendo este colage con una selección no muy exhaustiva. Diferentes y variados como los que podríamos seleccionar de muchos otros países, pero que hacen que agradezca la variedad que pone a mi alcance la naturaleza o el gusto de sus habitantes.   

1/6/19

LA VENTANA INDISCRETA


Alfred Hitchcock dirigió esta genial película de intriga en 1954 con los actores James Stewardt y Grace Kelly. Se desarrolla el film enteramente en un patio de vecinos donde el protagonista, desde su ventana, cree haber visto un crimen en un piso de enfrente.

El 3 de julio de 2018 publiqué en este blog una entrada titulada «Mi vecina trajina» que se puede leer pinchando aquí. En ella narraba la abundancia de ropa que constantemente había tendida en una ventana enfrente a la mía. Haciendo un paralelismo entre la película y la ventana de mi patio objeto de esa entrada, me ha dado pie a la especulación y he dado rienda suelta la imaginación. Es el juego que da el vecindario entre lo poco que veo y oigo —más por falta de interés— cuando levanto la vista del ordenador que tengo a pie de ventana y que me ocupa para escribir esta y otras tonterías.

Antes y ahora sigue habiendo constantemente mucha y variada ropa tendida como lo atestiguaba la foto que también publiqué aquí el día 3 de julio de 2018. La novedad es que ahora jamás se corren los visillos, no se abre la ventana ni se levanta la persiana. La ropa se tiende mediante cuerda corrida desde las dos ventanas que flanquean la que es objeto de mi intriga.

Las posibilidades son múltiples como variadas las elucubraciones del fisgón. Una casa, una habitación, hay que orearla de vez en cuando, así que, si no se hace, partimos de que no es normal, algo extraño ocurre. Descartado el asesinato porque eso solo ocurre en las pelis como en la del título de esta entrada, he seleccionado un ramillete de las opciones más plausibles —no se me ocurre ninguna buena— como todas estas: Que tengan un enfermo que requiera condiciones de luz y temperatura muy cuidadas. Que sea lo que se denomina un piso patera, donde permanentemente se duerme a turnos. Que hayan montado un cultivo clandestino de plantas. Que sea el escondite de una banda de maleantes. Que dediquen la habitación al ejercicio de actividades digamos de cama mediante contraprestación económica que requieran evitar miradas indiscretas. He descartado la fácil. Sería simplemente la rotura de la persiana, ya que llevan un tiempo demasiado largo como para que alguien no se haya animado a arreglarla.

No quisiera haber caído en el cotilleo y menos en la denuncia. Creo que cada cual, de puertas adentro, tiene un amplísimo margen de libertad para hacer lo que le venga en gana. Simplemente ha sido un lapsus, un divertimento al levantar la vista de la pantalla de mi ordenador y ver lo de todos los días. Supongo que quienes viven detrás de esa persiana es gente maravillosa y honrada. Como los demás vecinos de patio, vamos. También deseo que sigan durante mucho tiempo lavando y tendiendo la ropa con el mismo esmero y dedicación y que hagan lo que tengan a bien disponer, siempre que no sea descuartizar personas como en la película.


8/5/19

MALDITA CLASE MEDIA

Dicho así parece un insulto, pero el título es más bien es un reclamo llamativo. 

El término de clase media es hoy lo suficientemente difuso como para que no podamos marcar sus límites. El poder adquisitivo no lo explica todo. Todo el mundo, antes de la crisis, tenía un concepto claro de qué era la clase media. Sabíamos que había clase alta, media y baja y qué estratos sociales pertenecían a cada una. La clase media es la que tiene un trabajo fijo holgadamente remunerado. Un grupo de acomodados. Gente que cree que tiene resuelto su futuro y no le interesa que haya otro modelo social que desconoce. Le aterra lo desconocido porque piensa que cualquier cambio le perjudicará.


También estaba antes, y sigue estándolo ahora, el funcionariado a quienes, siendo el prototipo de clase media, hay que echarles de comer aparte. Una especie de niño consentido que goza de las atenciones de los dirigentes. Otro subgénero que, junto con esos, forman un tándem imprescindible para el mantenimiento de su respectivo estatus y del sistema eufemísticamente llamado de economía de mercado, pero que no es más que capitalismo puro y duro.


El resto eran, éramos, simplemente trabajadores. La crisis ha hecho que vayamos redefiniendo conceptos o, más exactamente, que vayamos resituando a unos y otros. Tener un trabajo fijo te permite planificar tus gastos. Qué cantidad puedo dedicar al ocio y qué al ahorro. Eso da una tranquilidad que no tiene quien no tiene trabajo permanente y tiene que andar a salto mata con contratos temporales cada vez más cortos y cada vez más precarios. Hay mucho interés en cambiar el paradigma y sembrar la idea de que las clases desaparecieron en este siglo. Suena más a desmovilización. Si la clase trabajadora no lucha queda el camino libre para imponer modelos precarios.


Nada es eterno y, en cuestión económica, cada vez menos, especialmente para quienes no forman parte de la élite que puede tomar decisiones. Los trabajos para toda la vida van siendo residuales. Las dinámicas que imperan son las de la movilidad que, por definición, todo lo que se mueve, no es estable. Te despiertas un día y te encuentras con que en tu empresa ha aplicado un ERE, la llamada desregulación o, más exactamente, un Expediente de Regulación de Empleo. Lo único que sabes seguro es que regulará el salario a la baja o irás  directamente el paro. Hoy, en un titular de la prensa, un trabajador afectado por esta realidad se quejaba: «Te cambia la vida en un momento». La empresa ha dejado de invertir y se ha ido a otro país. Consecuencia, has pasado de ser clase media a nada y, cuando llegas a esa situación, no tienes contra quién revelarte. Tu jefe seguramente es un “Fondo de Inversión” al que es muy fácil que pertenezcas tú con algunos ahorrillos que tenías en el banco y que te recomendaron invertir porque era lo mejor del mercado. Además, ya no sabes cómo protestar. Hace tiempo se perdió la capacidad de lucha. Cuando hace algunos años se planteaba un conflicto, se hacía en grupo, tanto los que tenían el problema como los demás solidariamente.


Hoy no existe el nosotros sino el yo y contra quien habría que luchar es contra quienes hasta hace poco eran tus iguales, los de tu clase que, en realidad, jamás han sido tus compañeros sino tus enemigos. La tragedia de la clase media es que no existe como un grupo compacto con intereses comunes. En estas condiciones tan desfavorables de lucha no hay nada que hacer. Cuando no tienes con quién protestar y no sabes cómo hacerlo es fácil que termines aceptando como natural lo que te pasa y lo que te pasa es que cada día tienes menos derechos y más dificultades para salir adelante.


A la clase obrera, que tradicionalmente ha tenido menos poder, se le ha despojado de todo cuanto tiene. Primero se le hizo creer que había alcanzado un estatus superior y, con ello, se le olvidó su espíritu de lucha. Habrá que ver hasta dónde es capaz de aguantar la clase media la pérdida de un poder adquisitivo cada vez más agobiante y que poco a poco igualará en la pobreza y la precariedad a la anterior.


Aunque puede parecer que mi pretensión era denigrar a la clase media, creo que todos deberíamos pertenecer a ella. No me quejo de la clase en sí, sino de su comportamiento que permite que existan desigualdades abisales.



8/4/19

MEMORIA, RECUERDO Y OLVIDO


Olvidar es un ejercicio de higiene mental. El olvido alivia. Es bueno dejar espacio, limpiar. Cuando se llega a cierta edad, se va olvidando. Supongo que es la propia naturaleza la que se encarga de ello porque necesitará ese sitio para otros menesteres o, simplemente, se trata de que el cerebro es un órgano que se va deteriorando, ya no se puede reparar y va perdiendo eficacia en sus funciones.

 

Parece que la memoria es como las cebollas. Los recuerdos van en capas que se van desprendiendo pero, al contrario que las cebollas se desprenden de sus capas más antiguas, curiosamente son las vivencias primeras las que se mantienen como el núcleo consistente y se pierden las capas exteriores recién adquiridas, las que no han conseguido arraigar. Supongo que también se borran las situaciones de la vida duras y difíciles, no tanto el recuerdo como el sufrimiento padecido. Puede ser un mecanismo de defensa para la subsistencia. Recordar las vivencias buenas y olvidar las malas, es un magnífico recurso para una buena higiene mental que nos protege contra la locura o el odio.

 

Pero hay cosas que jamás se deben olvidar, especialmente las afrentas colectivas. Una colectividad no puede olvidar el ultraje, porque olvidarlo será exponerse a sufrirlo nuevamente. La sociedad que olvida está condenada a repetir los mismos errores. Una sociedad democrática no puede ser una sociedad amnésica.

 

Han pasado ochenta y tres años de dolor, miedo y desprecio. Todavía estamos recogiendo con cuentagotas de las cunetas o de los montes los restos de quienes fueron vilmente asesinados por unos golpistas contra el gobierno legítimamente establecido. Esta acción de justicia humanitaria se realiza sin el apoyo de los varios gobiernos que han ido pasando que se proclaman demócratas, y con los impedimentos añadidos que dificultan llevarlo a cabo. ¿Cómo es admisible democrática, ética o moralmente que un Presidente de Gobierno se jacte públicamente de que en su mandato no ha destinado un solo euro para paliar esta injusticia?

 

No solo no han pedido perdón, sino que, en su arrogancia, dicen que los demás tienen que perdonar y hay que olvidar (lo suyo). Se trata de la dignidad de las personas individual y colectivamente. Decía el hijo de un fusilado: «El cura del pueblo le dijo a mi madre que mi padre estaba bien muerto por las ideas que tenía». Terminaba diciendo: siguen sin mirarnos a los ojos.

Yo aprendí que el tiempo no borra los pecados a nadie. Dice su cristianismo del que tanto alardean que para ello deben concurrir cinco premisas: examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir los pecados y cumplir la penitencia. Se traduce en: Verdad, Justicia y Reparación. Y eso no tiene fecha de caducidad.

 

Tres fotos ilustran este comentario. Las de arriba muestran el diferente tratamiento ante un mismo hecho: La de la izquierda es el desenterramiento de un asesinado anónimo rescatado del olvido con aportaciones voluntarias. La de la derecha es de los asesinos con nombre, apellidos y honores. Monumento erigido en memoria de los «caídos por Dios y por España». Como dice su frontispicio: «Navarra a sus muertos en la cruzada». Este se ha sufragado con la fuerza de la imposición con el dinero de Hacienda, que es de todos. La de abajo es el enterramiento digno de cuarenta y seis víctimas inocentes  asesinadas sin juicio en un lugar que no había frente de guerra. No han podido ser identificarlas, pero hace unos días se pudo honrar su memoria. Muestran una evidente diferencia. El armatoste está ahí restregándonos constantemente quién ganó la guerra mientras nos dicen que nos olvidemos de las cunetas, que dejemos las cosas como están en orden a la concordia. Maldita paz de las cunetas, maldita seudo-democracia, maldita hipocresía.

 

Las fotos se pueden ver pinchando aquí o en la pestaña superior IMÁGENES.

 

 



27/3/19

RELACIONES LABORALES

El mundo se ha convertido en un mercado de intercambio vertiginoso de mercancías, de personas y de humo. Producir rápido y consumir más rápido aún. Es el mercado de la especulación pura y dura.  En el ámbito laboral ya no existe el futuro seguro. Hay mucho interés en cambiar el paradigma y propalar la idea de que las clases sociales desaparecieron en este siglo. Suena más a desmovilización. Si la clase trabajadora no lucha queda el camino expedito para imponer modelos precarios.

 

El trabajo es movilidad sin derechos, una jornada que puede durar veinticuatro horas. Las reivindicaciones quedaron para los nostálgicos. Difícil de conciliar trabajo con vida privada. Es la ley de la selva. La competitividad hace que no existan compañeros de trabajo sino rivales —si no son quienes directamente te llevarán al patíbulo— con los que, no obstante, te tienes que llevar bien.

 


Como dijo Bertolt Brech son malos tiempos para la lírica.




12/3/19

LA OFENSA


En la sección de RELATOS BREVES publico uno de trescientas un palabras que presenté en la página Literautas. Las premisas eran que el título debía ser necesariamente “La ofensa” y que llevara las palabras “gorila”, “almacén” y “niebla”.
Se puede leer pinchando aquí o yendo directamente a la sección indicada.