18/10/14

EL PAPEL DE LA PRENSA

Hay un consenso general acerca de que quien tiene la información tiene el poder. La prensa tiene información y se le considera el cuarto poder.

Pero una premisa fundamental debe suponer que este poder debe guardar independencia con respecto al poder político, y ahora eso es francamente difícil encontrarlo. Los grandes medios son la correa de transmisión de los grandes partidos, luego no son independientes y los free lance -figura muy usada en la actualidad en la prensa- aunque lleven en su nombre la palabra libre, realizan sus reportajes de acuerdo a la línea editorial de quien les paga. Así que la información hace tiempo que dejó de ser veraz. Lo que importa es manipular la noticia, tergiversarla y retorcerla hasta que sea favorable a los intereses del poder.

Como todo eso ya es sabido, me quiero detener –más bien entretener- en el enunciado de esta entrada. En realidad el papel de la prensa es una reiteración: por un lado el papel donde es escribe la noticia y el papel que juega la noticia en la sociedad, por otro la prensa donde se imprime el periódico y la prensa como concepto genérico del periodismo.  

Y, al fin, el papel de prensa está tan devaluado que se usa de envoltorio, de relleno, para la limpieza, para evitar la suciedad, para aislar del frío, para iniciar una barbacoa, para improvisar una cama, de aislante en la fabricación o de vestido.


Y todo lo anterior no ha sido más que una excusa para justificar la foto que tomé por la calle, que se podría titular la manipulación de la prensa y que se puede ver pinchando en la pestaña superior Imágenes.