18/6/19

TIERRA DE DIVERSIDAD


Lo bueno que tiene nacer en un lugar —da igual cuál sea este— es que crea un vínculo vital, de pertenencia. Ese sitio es como tu segundo útero. Podrás cambiar de residencia, de relaciones personales o sociales, adaptarte y amar ese nuevo mundo pero, como dice Humphey Bogart en Casablanca: «Siempre quedará París». París es nuestro pequeño mundo, lo más íntimo y querido, aquello que siempre se añora pero donde puede que jamás se vuelva.

Yo estoy satisfecho con el lugar en el que la naturaleza o el azar me han puesto. También he tenido condiciones de vida que me han permitido mantenerme en el mismo lugar en el que nací, así que no he tenido problemas de readaptación. Por desgracia me queda toda una vida, o dos, para conocer más profundamente mi entorno y muchas más vidas para el resto. De momento me conformo con repartir mi curiosidad en conocer someramente lo próximo y lo lejano.

Una parte de lo próximo —tan próximo de mi hogar como que en una hora más o menos puedo llegar a ellos— son los que aparecen en las fotos que publico en este blog y que se pueden ver pinchando aquí  o en la pestaña superior Imágenes. Un eslogan publicitario de esta zona (muy originales no han sido pues lo utilizan en más lugares) es: «Tierra de diversidad». Ciertamente diversa es y yo me he recreado haciendo este colage con una selección no muy exhaustiva. Diferentes y variados como los que podríamos seleccionar de muchos otros países, pero que hacen que agradezca la variedad que pone a mi alcance la naturaleza o el gusto de sus habitantes.   

1/6/19

LA VENTANA INDISCRETA


Alfred Hitchcock dirigió esta genial película de intriga en 1954 con los actores James Stewardt y Grace Kelly. Se desarrolla el film enteramente en un patio de vecinos donde el protagonista, desde su ventana, cree haber visto un crimen en un piso de enfrente.

El 3 de julio de 2018 publiqué en este blog una entrada titulada «Mi vecina trajina» que se puede leer pinchando aquí. En ella narraba la abundancia de ropa que constantemente había tendida en una ventana enfrente a la mía. Haciendo un paralelismo entre la película y la ventana de mi patio objeto de esa entrada, me ha dado pie a la especulación y he dado rienda suelta la imaginación. Es el juego que da el vecindario entre lo poco que veo y oigo —más por falta de interés— cuando levanto la vista del ordenador que tengo a pie de ventana y que me ocupa para escribir esta y otras tonterías.

Antes y ahora sigue habiendo constantemente mucha y variada ropa tendida como lo atestiguaba la foto que también publiqué aquí el día 3 de julio de 2018. La novedad es que ahora jamás se corren los visillos, no se abre la ventana ni se levanta la persiana. La ropa se tiende mediante cuerda corrida desde las dos ventanas que flanquean la que es objeto de mi intriga.

Las posibilidades son múltiples como variadas las elucubraciones del fisgón. Una casa, una habitación, hay que orearla de vez en cuando, así que, si no se hace, partimos de que no es normal, algo extraño ocurre. Descartado el asesinato porque eso solo ocurre en las pelis como en la del título de esta entrada, he seleccionado un ramillete de las opciones más plausibles —no se me ocurre ninguna buena— como todas estas: Que tengan un enfermo que requiera condiciones de luz y temperatura muy cuidadas. Que sea lo que se denomina un piso patera, donde permanentemente se duerme a turnos. Que hayan montado un cultivo clandestino de plantas. Que sea el escondite de una banda de maleantes. Que dediquen la habitación al ejercicio de actividades digamos de cama mediante contraprestación económica que requieran evitar miradas indiscretas. He descartado la fácil. Sería simplemente la rotura de la persiana, ya que llevan un tiempo demasiado largo como para que alguien no se haya animado a arreglarla.

No quisiera haber caído en el cotilleo y menos en la denuncia. Creo que cada cual, de puertas adentro, tiene un amplísimo margen de libertad para hacer lo que le venga en gana. Simplemente ha sido un lapsus, un divertimento al levantar la vista de la pantalla de mi ordenador y ver lo de todos los días. Supongo que quienes viven detrás de esa persiana es gente maravillosa y honrada. Como los demás vecinos de patio, vamos. También deseo que sigan durante mucho tiempo lavando y tendiendo la ropa con el mismo esmero y dedicación y que hagan lo que tengan a bien disponer, siempre que no sea descuartizar personas como en la película.