7/11/16

THAT IS AMÉRICA

Los tres grandes temas que me sorprendieron en mi visita a USA y que comenté en el post anterior: comida basura, sin techo y religiones, se concentran en una foto tomada sobre la marcha en una calle de Los Ángeles. Demasiadas contradicciones juntas. Unos sin techo –y supongo que también sin comida- viven al lado de un gran cartel que anuncia un carnaval: «festival de comida» y de un lujoso edificio cuyos propietarios predican la caridad, o al menos se supone: «Escuela preparatoria del Bendito Sacramento de Jesús».

Voy a ser un poco sarcástico. Supongo que no los tendrán a los mendigos apalancados a esos bancos para que sirvan de ejemplo adverso y estimular al alumnado a estudiar para que no acaben como ellos. Por cierto, los bancos están hábilmente diseñados para hacer imposible tumbarse a lo largo de él, ya que, como se aprecia en la imagen, tienen unas incómodas barras que lo impide y que no sirven siquiera para apoyar los brazos. Así que están hechos a conciencia. Y no me refiero precisamente al sentido de haber orado con rectitud.

Y para rematar -nunca mejor dicho- la escena, descubro que en banco de la derecha, se asoma una mano empuñando un revolver y apuntando al individuo que se encuentra de pie. Se trata de la propaganda de la película «Los siete magníficos», pero se presta a elucubraciones interesantes. A mí se me ocurren varias y no muy amables, del estilo de: “No me gusta tu cara, negro”, “Este banco es mío”. Así que no me he resistido a subir seguidamente otra foto con otro encuadre y algún retoque de estilo.

Se pueden ver ambas pinchando en la pestaña superior IMÁGENES.