29/11/13

YO MIRO, TU COPIAS, ÉL ESPÍA

El aprendizaje del niño y su evolución se basa en la observación y la imitación. Se empieza copiando y de mayores se sigue igual. Se copia en un examen, en un libro o en una invención. Algunos no pueden controlar el voyeaur que, quizás, todos llevamos dentro y se mira al vecino por la ventana, al conocido por Internet o al programa de TV que enseña lo que hacen los famosetes. A los de menos altura de miras les da por el cotilleo y otros acaban espiando para la industria o la política. De estos últimos voy a hablar.

Espiar denota profesionalidad, interés desmedido o falta de escrúpulos. En muchos casos las tres cualidades juntas y en todos actuar fuera de la ley. Mirar lo que tiene la industria competidora no es espiar, pero sí lo es robar patentes, fórmulas, planos o planes. Y en lo de los planes es donde entra el más genuino espionaje.

En cualquier negocio el espionaje industrial está a la orden del día. Es fundamental saber qué y cómo hacen tus competidores para ofertarlo tú y  ganar mercado. Así es como han prosperado países como Japón, Corea, India o China y así siguen haciéndolo en cualquier parte del  mundo. Ya no hace falta inventar, se copia y se mejora.

En el plano político la realidad supera la ficción. Todo lo que no sea nosotros es enemigo, o lo puede ser y, por tanto, susceptible de espiar. Es fundamental conocer las intenciones del enemigo tanto en una guerra convencional como en la guerra fría o en la paz. Se sabe que todos meten las narices en las intimidades de los otros. En aras a la seguridad todo se justifica. Ya la lo dicho Barack Obama: No se puede tener cien por cien de seguridad, cien por cien de privacidad y cero por cien de inconvenientes. Con un par. Esto me suena a el fin justifica los medios, eso que es perverso para nosotros pero no para ellos.

Pero los métodos van cambiando. El tipo duro de traje oscuro y sombrero que se jugaba el tipo, se desplazaba de un país a otro y se rodeaba de chivatos, ha dado paso al friki, al  hacker o al forense informático que se encarga del denominado cómputo forense, vamos, lo que en el argot sería el contraespionaje. Ya no se necesitan cochazos ni alternar en tugurios. Desde una mesa con un sofisticado equipo, complementado para dar ambiente con una coca-cola y un sándwich, se logran mejores resultados. Todos recibimos publicidad en muestro correo electrónico relacionado con nuestras búsquedas en Internet, lo que quiere decir que lo miran. Igual que nos miran las múltiples cámaras de seguridad que proliferan por todas las esquinas de las ciudades. En Río de Janeiro y Säo Paulo se van a instalar más de un millón y medio con la excusa de la celebración de los Juegos Olímpicos de Brasil.

Actualmente está en el punto de mira la mayor potencia mundial, EE.UU. Tiene pinchados los teléfonos de casi todo el mundo. Lo ha dicho Edward Snowden y antes Bradley Manning a través de Wikileaks de Assange, de quien ya hablé en agosto en la entrada Pon un enemigo en tu vida. La Agencia de Seguridad estadounidense (NSA) tiene el encargo de obtener y analizar la información transmitida por cualquier medio de comunicación. Lo controla todo -y cuando se dice todo, es todo- mediante un programa llamado PRISM y con la cesión de datos de correo electrónico, transferencias, chat, la nube, redes sociales, búsquedas, etc. que le proporcionan gustosamente, entre otros, Google, Microsoft, Facebook, Youtube, Yahoo o Skipe.

Estamos en la Sociedad Orwelliana descrita en la novela 1984. Esta es la realidad con la que tenemos que convivir. Fácil de entrar y difícil de salir. Hasta que nos desconectemos.                                                                  

                       







22/11/13

ASESINATO EN JUEVES

Hoy toca relato que no garantizo que guste, pero una vez que lo hago, soy incapaz de no ponerlo. Para leer la historieta hay que pinchar en el recuadro de la parte superior Relatos.

15/11/13

UNA FOTO A CONCURSO

Mi afición a la fotografía –no muy bien llevada, todo hay que decirlo- hace que de vez en cuando participe en algún concurso. En el que quiero referirme, las fotos de cada mes deben ser sobre el tema propuesto y hay un premio para aquella que den por ganadora.  

Reconozco que mi nivel no está a la altura de un mínimo de calidad que se debería exigir en cualquier concurso que se precie, pero tampoco el nivel general de mis competidores suele ser muy allá va, por lo que resulta un concurso asequible y me anima a participar con alguna vana ilusión.

En esta ocasión hasta mitad del plazo de presentación, me veía con ciertas posibilidades de ganar a la vista de los trabajos que se iban publicando, pero siempre aparece alguna fotografía mejor a última hora que es la que se lleva el premio. En la comparación de los trabajos lo intuyes y el fallo lo ratifica, pero es divertido el proceso de elegir foto, mandarla y verla expuesta.

La foto que presenté el mes pasado cuyo tema era VERANO se puede ver pinchando en el cuadro superior Imágenes.

8/11/13

LA EXTRAVAGANCIA DE LAS LEYES

Ya he hablado antes de las leyes y no muy bien. En principio iba a hablar de otras más divertidas como las que diré al final, a las del Código Civil Español con artículos vigentes como el que permite perseguir tus abejas en la finca del vecino. O de otras felizmente superadas que estuvieron vigentes con la Constitución y la democracia en marcha, que contenían preceptos que ya no hacen tanta gracia como que la mujer soltera se equiparaba al menor y no podía abandonar la casa sin el consentimiento de su padre. O que el adulterio de la mujer constituía causa legítima de separación en cualquier caso, pero el del marido solamente cuando existiera escándalo. Incluso que el marido administraba el patrimonio conyugal, representaba a su mujer y era obligatorio su permiso para que ella interviniera en el tráfico jurídico, aun tratándose de sus propios bienes.

Todo parecía superado pero aparece la alcaldesa de Madrid –que dicho sea de paso no la votó nadie- con una batería de medidas prohibitivas de este pelo: pedir limosna a la puerta de un super, colegio u hospital. Ofrecer bienes a los ocupantes de vehículos. Ofrecer en la calle servicios de tarot, masajes o vigilancia de vehículos. Usar los bancos para otra cosa que no sea sentarse. Bañarse en las fuentes. Avisar que viene la poli. O sea, si eres pobre, muérete de hambre pero no molestes. Entre tanto el auténtico manguta seguirá igual.

Hay muchas más, pero ¿para qué todo eso? Pues para limpiar de escoria las calles e ir allanando el camino a la gloriosa venida de Sheldon Adelson y su Eurovegas, para quien se prepara otro paquete de medidas mucho más jugoso.

Para vendernos la moto, destacan la prohibición de fumar como único escollo a superar, pero, a la vista está, es lo menos dañino, y sirve como cortina de humo para ocultar lo gordo del pastel: Pretenden los angelitos tener dos años sin pagar Seguridad Social. Dos años de exención de impuestos municipales, regionales y estatales. Diez años sin pagar Impuesto sobre Bienes Urbanos. Quieren un aval del Estado para pedir un préstamo de 25 millones. Cesión gratuita de suelo público y expropiaciones a cargo de la Administración. Que les hagan las infraestructuras –carreteras, alcantarillado, agua, luz- que necesiten. Estación del AVE y metro en la puerta. Plena disponibilidad de agua para los campos de golf. Traslado del vertedero de la zona. Diez años de exclusividad, es decir, prohibida la competencia. Modificación del Estatuto de los Trabajadores para eliminar la regulación de los Convenios Colectivos. Modificación de la Ley de extranjería para que, los trabajadores que traigan de donde sea, puedan trabajar con las condiciones (malas) de su país de origen. Libre acceso de menores y ludópatas. Flexibilización de los controles, lo que permitirá el blanqueo de capitales del narcotráfico, del tráfico de armas o trata de blancas y su salida a paraísos fiscales. Todo ello en un inmenso puticlub. 

Algo mejor es tener leyes como las de algunos Estados, parece ser que aun vigentes. En York, si ves un escocés todavía es legal atacarlo con arco y flechas, excepto si es domingo. El Código Americano de Regulaciones Federales prohíbe  a los ciudadanos tener contacto con extraterrestres. En Seattle es ilegal llevar un arma oculta que mida más de 1´8 m de largo. La ley del Estado de Pensylvania prohíbe cantar en la ducha. El Alabama es ilegal llevar en la iglesia un bigote falso que cause risas. Es ilegal pasar de Minnesota a Wisconsin llevando patos o pollos en la cabeza.

No se si sirven para algo pero son más divertidas y estrambóticas







1/11/13

VENTE A ALEMANIA PEPE

La Crisis que no cesa nos retrotrae a historias de los años sesenta con la emigración de mano de obra a Alemania. La película de Alfredo Landa vente a Alemania Pepe, es una parodia de aquello, como la foto que pongo. Supongo que esta imagen representa poco lo que se exporta cincuenta años después.
Espero que algo hayamos avanzado, pero puedo asegurar que la foto la tomé en la segunda década del siglo XXI y no fue en un país de los que algunos llaman tercermundista, sino en la mismísima puerta de mi casa, una calle céntrica de una ciudad. Tal vez vaya en consonancia con los salarios que se reciben.

Bueno, solo pretendo tomar con sentido del humor una situación. Nada más. Que nadie se enfade.

La foto se puede ver pinchando en el cuadro superior Imágenes.