20/9/13

DEL METROSEXUAL AL RETROSEXUAL

Cuando estábamos familiarizados con el concepto –que no asumido el estilo- del metrosexual, se acuñó el nuevo término del hombre retrosexual. Supongo que los primeros se dieron cuenta de lo ridículos que resultaban su estilo y maneras y han madurado con los años. Porque los años juegan una papel esencial en esta modalidad ya que estamos ante un hombre que supera los 50 tacos.

No quiere esto decir que ya no haya metrosexuales. Incluso hay tecnosexuales que hace referencia a quienes están a la última en tecnología. Sucede que todo evoluciona y se buscan nuevos conceptos, por lo general para definir un modo de ser que hasta la fecha no estaba catalogado y al que se le puedan encajar productos que vayan con ese estilo más actual. Así uno con 60 años se puede mantener en la cresta de la ola de la modernidad sin hacer el ridículo.

Un retrosexual es una persona madura, culta, deportista y viajera. Por lo general heterosexual. Tiene éxito social y puede ser considerado el macho alfa de la manada, aunque probablemente esto no guste a algunos. Es elegante sin cuidarse en exceso. Transmite seguridad y es detallista. En contra del estilo del metrosexual es capaz de preparar una menestra, arreglar un grifo o planchar y lo hace. No tiene mucho en cuenta lo que es políticamente correcto. Satisfecho consigo mismo, no siente necesidad de compartir sus sentimientos. Disfruta de la compañía de otros tanto como de su soledad.

Pero todavía siguen existiendo iconos de este tan selecto como refinado club de los metrosexuales. Tenemos a David Beckham como destacado representante que se gana la vida, entre otras cosas, anunciando calzoncillos. También los anuncia Cristiano Ronaldo –otro deportista- lo que me induce a pensar que esta prenda juega un rol fundamental en este ámbito. Y el que no podía faltar, Rafa Nadal, también deportista de éxito, anunciando gayumbos. Será namberguan, todo lo que quieras, pero en lo demás tengo para mí que anda justito. Me pregunto en qué estaría pensando la marca  de slips para confiarle un anuncio a un tío que está en público continuamente sacándoselo de la rajilla. Aunque el otro gesto de no tomar un avión privado para asistir a la presentación de la candidatura olímpica de Madrid le honra y palía en parte la tirria declarada que le tengo.

En cualquier caso no les veo yo a muchos con ese estilo glamuroso que intentan trasmitir. No hay mas que ver los programas de tíos y tías que abundan en TV. Por lo general, lo que les sobra de cuerpo les falta de cerebro y esta carencia les lleva a confundirse con el macho ibérico.

Yo, que como es evidente me siento más identificado con el concepto retrosexual por razones obvias, soy reacio a clasificarme en grupo alguno y menos aun a aceptar como propio un colectivo que lleve implícito en su denominación el término retro. Yo voy por libre.