2/11/11

TRES TARTAS PARA UNA DAMA

Si hay una humillación más insoportable para un político, esta es que le tiren una tarta a la cara como a un payaso. Si ese político es una mujer que, además, va de guay, es doblemente humillante. Y si la acción se repite por tres veces, ya ni te cuento.

Yolanda Barcina Angulo exalcaldesa de Pamplona/Iruña y actual Presidenta del Gobierno de Navarra o Diputación Foral de Navarra, es una persona que no deja indiferente a nadie. Es una Juana de Arco para su Club de fans de adoradores de la Barcina y purito veneno para los disidentes o detractores entre los que -ya lo adelanto- tengo el gusto de encontrarme.

Admito que lo de los tartazos que recibió en Toulouse mientras presidía una reunión, es humanamente humillante, públicamente vergonzante, socialmente reprobable, democráticamente inasumible y, si me apuras, penalmente punible, pero de ahí a acusarles poco menos que de terrorismo, no solo va un largo trecho, sino que es desbarrar. Es una forma de protesta utilizada en todo el mundo que no busca causar daños físicos sino dañar la imagen.

Yo que -al menos en este caso- no pretendo ser políticamente correcto, me he alegrado enormemente por la acción, como otros muchos. Lo digo abiertamente y con una sonrisa en los labios. En ella he proyectado mi reprobación a una trayectoria de despropósitos. Entre otras cosas por:

- Tirar a la basura cientos de años de nuestra historia, guardados en el subsuelo de la Plaza del Castillo, para construir un parking en contra de 25.000 firmas.
- Poner El Corte Inglés donde debió ir la Biblioteca General.
- Por la adaptación sin licencia de unos trasteros como vivienda a su ático e instalándose una piscinita.
- Por mantener a Simón Santamaría como jefe de la policía, en contra del consistorio, haciendo de ellos un cuerpo represor y alejándolos del ciudadano.
- Por gastarse la pasta –proyectos, viajes, recepciones, propaganda- optando a Capitalidad Europea de la Cultura con el sólido argumento del encierro.
- Por pretender colarnos que privatizar sale mas barato que lo público.
- Por la infinidad de cargos a dedo, asesores varios, validos y gerentes in péctore que forman su cohorte.
- Por las dietas, sobresueldos, complementos, cesantías y comisiones que se reparte con sus colegas cerrando el grifo a la enseñanza y educación, a la cultura, a la sanidad, a la ayuda social.
- Por haber crispado a buena parte de la sociedad; gobernar para los suyos y ningunear al resto.
- Por la persecución a Gora Iruña, la negación de espacios a la expresión popular, su obcecación en contra del euskera y su tenaz ofuscación en  la exhibición de la ikurriña en el cohete.
- Por el asalto, desalojo y derribo del Gaztetxe y del frontón Euskal Jai.
- Por su empecinamiento en construir el Museo de los Sanfermines gastando en varios proyectos irrealizables.
- Por su terquedad en cambiar los nombres franquistas de las calles, dejando el de Conde de Rodezno con una argucia semántica.
- Por seguir pretendiendo un tren de alta velocidad en la situación financiera en que nos encontramos, que solo su mantenimiento nos hipoteca de por vida, para que menos del 2% de la población que lo usará –ya veremos cuándo- adelante su viaje media hora. Los riberos estarán muy contentos viendo pasar por sus morros un tren a 200 Km./h. pero sin poder subir sus verduras. ¡Que esto es solo para yuppis, oiga!
- Por ser corresponsable del despilfarro y desvío presupuestario en obras como la restauración del Palacio del Condestable,  Circuito de Los Arcos, nuevo Aeropuerto de Noain, Pabellón Reino Arena, Canal de Navarra, Auditorio de Javier, y peajes en la sombra de las autovías del Camino y del Pirineo.

Todo ello por poner lo más llamativo y sin pretender ser exhaustivos, ya que cualquiera de estos porqués, sería motivo bastante para el tartazo.

Como guinda del pastel quería reproducir íntegra la letra de la canción que la rapera Julieta Itoiz: La chula potra le dedicó hace algún tiempo: La bofetada, pero como ya me he extendido demasiado, va solo el principio:

Una bofetada que te espabilara tu borrachera de pija fulana,
te sacara del tiesto, mujer florero,
del capital, la puta más cara.
Que te perpetrara un resquicio en tu cabeza de chorlito, entrara el olor
de la injusticia superponiéndose a tu Chanel nº 5
Una bofetada  que te despertara de tu sueño de hormigón y de cemento, que
recordaras que andar por la vida mancha, que currar para comer
puede ser un infierno.